Únete a nuestra comunidad y comparte tu pasión por las historias de época con nosotros.
Hemos actualizado el foro a la última versión, es posible que fallen algunas cosas que vamos a ir corrigiendo. Esta nueva versión está totalmente adaptada a los dispositivos móviles para adaptarnos a las nuevas tecnologías.

También se han añadido botones para compartir los temas en las redes sociales por lo que os animamos a compartirlos para dar a conocer el foro.

Como siempre cualquier idea o sugerencia será bien recibida.

Síguenos en Twitter @historiasdepoca para estar al tanto de todas las novedades.

Únete a nuestro canal de telegram para charlar sobre tus series y películas favoritas.
La Guerra de los 30 años, El Nacimiento de la Física Clásica, Commonwealth y Restauración inglesa, Luis XIV: El Rey Sol, Primeras Colonias Inglesas en Norteamérica, Los Juicios por Brujería de Salem...

¿Qué opinas de esta película?

1. No me ha gustado nada.
2
25%
2. Me ha decepcionado un poco, me esperaba otra cosa.
No hay votos
0%
3. Es entretenida y está bien para pasar el rato.
1
13%
4. Una película bastante recomendable.
2
25%
5. No te la puedes perder. Imprescindible.
3
38%
Avatar de Usuario
Por calderot
#139562
[align=center][font=Tahoma]The New World[/font][/align]

[align=center]Imagen[/align]

TÍTULO ORIGINAL The New World
AÑO 2005
PAÍS USA
DIRECTOR Terrence Malick
GUIÓN Terrence Malick
MÚSICA James Horner
FOTOGRAFÍA Emmanuel Lubezki
DURACIÓN 02h : 51m : 53s (Versión extendida)
PREMIOS 2005: Nominada al Oscar: Mejor fotografía
2005: National Board of Review: Mejor actriz (Q'orianka Kilcher)


REPARTO
Colin Farrell ............ Captain Smith
Q'orianka Kilcher....... Pocahontas
Christopher Plummer .... Captain Newport
Christopher Bale........ John Rolfe

August Schellenberg, Wes Studi, Raoul Trujillo, David Thewlis, Ben Chaplin…


SINOPSIS Ambientada en la América colonial, a principios de siglo XVII, "El nuevo mundo" es una aventura épica sobre el encuentro de las culturas europea y nativa americana durante la creación de la colonia Jamestown en 1607. Inspirada en la leyenda de John Smith y Pocahontas, historia de dos personajes fuertes, una apasionada mujer nativa de alto linaje y un ambicioso buscador de fortuna que se encuentran divididos entre las exigencias de sus deberes cívicos y las de su corazón.


[align=center]Imagen

Imagen

Imagen[/align]
Luego de haberme decidido con muchísimo trabajo cuales eran las imagenes a subir para encabezar este post , lo dejo abierto, para que las personas interesadas en comentar esta película lo hagan. Para comenzar, no se me ocurrió otra cosa que postear este comentario que tengo guardado desde que se estrenó la película y que creo que es el que mejor define e ilustra esta obra, y por eso lo comparto con ustedes.

AMÉN

Habría de escribirse en verso cualquier apunte que se preocupara por este poema. Habría que verla con los ojos cerrados para hacerla carne de nuestro cuerpo ansiante. Habría que rezarla mucho para creer la beldad transmutadota que nos asciende por el encuadre de cada uno de sus planos. Bienaventurados todos los que aún tienen fe en la creación y en el arte de intentarla, para nosotros Malick acaba de descubrir EL NUEVO MUNDO. El bicho más raro de la cinematografía norteamericana vuelve a influirse de sí mismo, a plegarse a la única forma que conoce de concebir su tarea creadora. El autor de LA DELGADA LÍNEA ROJA retorna al despojamiento icónico, a la exclusión de la historia en cuanto acontecimiento o sucesión de hechos, a imponer mudez arrebatada de estrépitos al fluido torrencial de luces, sombras, tintineos y contorsiones que depara la caligrafía sensoria de su no dramaturgia. Malick no se somete a clasicismo alguno. Niega la narración como única estrategia contadora. El inventa su propio lenguaje. A él nos remite, a él se entrega, con él formula, desde él fecunda.

La osadía que aquí corona este rapsoda evangélico es la de integrarse en la Historia con mayúsculas legendarias para rescatar un instante de conocimiento verdadero. Para ello, el realizador se desmarca de lo sabido, de lo contado, de lo común, de lo que es voz unánime y contrastada. No se remonta a los orígenes de la civilización moderna norteamericana para devolvernos un ejercicio de afán categórico, certificante, relector, o empeñado en una velada traslación a nuestro tiempo. No es EL NUEVO MUNDO un film histórico. Malick se sirve del episodio acontecido para sobrepasarlo con el alma, para pintar con suspiros la encrucijada de los personajes que lo sufrieron. No nos hallamos ante un producto de cine comercial al uso. Huya de él quien pretenda abordarlo con la pretensión manufacturada. Aquí se viene a alcanzar, a arrastrarse, a sustraerse de certidumbres preestablecidas, porque la ruta que nos marca el mapa dibujado por este pirata edénico no es de papiro ni de piel, es de luz y de agua que corre.

Así pues, alejados del canon historicista, impelidos a tirar por la borda cualquier anclaje en la tierra masacrada del cine de aventuras, este aprehensor de estímulos e impulsos se apodera de la existencia de la india Pocahontas, y con ella comete la delicadeza de cuestionarla como ser existido para adentrarla en un nuevo bautismo: el que la hace nacer en la versión de súbitas imprecisiones y escaramuzas que a el impecable innovador le urge crear. El personaje real se torna aquí irracional excusa. Sólo interesa en tanto que elemento catalizador de sugestión, de ingravidez, de fragilidad; cuestionador, por tanto, de la obsesión positiva y documentada como único aval desde el que iniciar una búsqueda en el pasado. De la mano palpitante de esta india mítica, a donde nos encaminamos es hacia el rescate de un encuentro, hacia la inauguración de una inédita armonía. Dos civilizaciones están a punto de colisionar, y Malick se esconde, se coloca, está ahí para recuperar el momento crucial de ese primer avistamiento, pero no con la intención de recrear el topetazo belicista entre la Europa racional, culta, adelantada, y la población nativa milenaria de las tierras que más tarde habrían de conformar el actual estado de Virginia, sino para captar la forma que tuvieron de mirarse, para acceder al brote primigenio de ese inicial descubrimiento mutuo. La Historia se desnuda, se diluye en pasmo, en asombro. No hay fecha posible que date la emoción de contemplarse primigeniamente.

El cineasta atisva la efemérides real con la perspectiva de un ave, desde lo alto, enmarcando el espacio existido a ras de un vuelo limpio y redimiente. Otea la Historia, porque está obligado a ello. Recorrerla es ineludible, mas no el someterse a los dictados de su inamovible dictado cierto. Pese a su incorporación, pues, no asistimos a la crónica esmeradamente fidedigna de los sucesos que acontecieron en 1607, cuando 103 personas, la mayoría de ellas aristócratas británicos obsesionados con el encuentro de un fabuloso tesoro, a bordo de tres navíos ("Susan Constant", "Godspeed" y el "Discovery") patrocinados por la Virginia Company, arribaron al asentamiento de Jamestown, y fundaron allí el que está considerado el primer núcleo poblacional británico con carácter permanente en territorio americano. El hallazgo que agobia a Malick no radica en absoluto en la descripción de las dificultades que los inexpertos colonos padecieron en aquellas tierras ignotas, ni en los conflictos que su establecimiento allí produjo con los indígenas del lugar, que pronto los advirtieron como usurpadores, como extraños con aviesas intenciones asentadoras, como enemigos de su propia integridad milenaria. Sí, Malick se detiene en la exposición de todo ello. Su inmersión en lo acaecido siglos atrás impone el dictado de unos hechos incontestables: la expedición de Smith por el río Chickahominy en busca de provisiones alimentarias; su captura por parte de los nativos de la tribu powhatan; la mediación de Pocahontas para salvarle la vida; la relación amorosa que iniciaron, el aviso de ella a los colonos de los planes de ataque que su padre ha decidido; la expulsión del poblado al ser advertida la traición; su integración en el asentamiento; la marcha de Smith, obligado por un mandato real, a una nueva misión de índole colonizadora; el matrimonio de Pocahontas con el noble John Rolfe, el primero de los colonos en plantar tabaco en aquellas tierras; su viaje con él a Inglaterra… Sin embargo, el cumplimento con los hechos pretéritos – en el guión se trabajó con testimonios escritos de la época, incluidos los diarios del mismo Smith- no es alardeado como objetivo, sino como coartada. Malick planea sobre la Historia para reivindicar su intromisión evocativa. Utiliza la Historia como telón de fondo se su particularísima contemplación. Parte de la Historia para inmortalizar la disquisición que especulan sus íntimos deseos re-creadores, transfigurantes y místicos. Malick se desentiende del calendario para hacer la más hermosa reflexión hecha en cine sobre la primera mirada, la mirada de los que se descubren, la mirada nueva y única, la que ya nunca más habrá de ser.

Sé que soy propenso a exageraciones (no me da la gana contenerme, pese a que debiera alguna que otra vez; no se fíen de mí, mas háganme caso), pero, créanme, los primeros noventa minutos de EL NUEVO MUNDO duelen de tan bellos. Recomendaría incluso salir de la sala de proyección a todo aquel que no pudiera soportar la excelencia contemplativa, quieta, melódica de esta obra de arte, por temor a un hipotético descenso cualitativo posterior. Malick, hay que reconocerlo, no da tregua a su exigencia conceptista, ni a su condensado, estático, no lento, proceder narrativo. Se muestra muy exigente con la atención que reclama por parte del espectador. Podría confundirse con morosidad su escrupuloso interés por explicitar la quietud, como panorama desde el que acceder a la introspección de los seres que reclama su versión. Por eso no hay que extrañarse del esfuerzo que se nos solicita. Y de que más de uno no se lo dé. Conviene, por tanto, visionar EL NUEVO MUDO mecido por el rumor de sus primorosas imágenes. Podrán gozarse con plenitud las grandezas que nos obsequia este elogio al mirarse y al quererse con los ojos. Malick logra el milagro de exhibir el momento en el que dos personas distintas se despojan las extrañezas y se arremeten con los latidos. Las recíprocas incomunicaciones las superan la inercia de sus cuerpos. Se tocan con las manos la pureza de su honestidad. Se persiguen entre la maleza, se acorralan en vaivenes, se comunican con el fervor de sus sentidas oraciones. EL NUEVO MUNDO adopta sin miedo, como dispositivo narrativo, la intangibilidad exaltada de una plegaria inocente y fervorosa. Así hay que entender la continuidad exclamativa de las constantes reflexiones que escuchamos voz en off.

Ya no les cuento nada más. Véanla. Admiren las primeras secuencias silentes y expectantes, en las que un mundo avenido milenariamente con la naturaleza presiente la invasión de otro más lejano y destructor. Y como éste, a su vez, responde también con mudez a la inminencia del develamiento de un confín ignoto. Toda la secuencia de la llegada de los barcos parece impelida por la gravidez de una gaviota, o por la paz del movimiento elevado y tembloroso de la rama de un árbol sorprendida por el viento. Inquiétense de la agreste incertidumbre que pesa sobre toda la secuencia que narra la expedición por el río del capitán Smith y su prendimiento. Vibren con todas las escenas que dan testimonio de su estancia en el poblado de la tribu, e impresiónense con las que muestran su retorno a la agonizante fortaleza. Y, por último, aprecien uno de los hallazgos más arrebatadores y profundos que Malick confiere al final de su film. Se nos depara la simetría perfecta. Descubrimos que la mirada lírica del autor escondía un reverso reflexivo y filosófico de un calado profundamente científico. Vale la pena hacer el esfuerzo de llegar a ese tramo y asistir al paseo del indio por la civilización. En sus postrimerías, EL NUEVO MUNDO gira sobre sí mismo, permite un trastoque de papeles, un repentino, sagaz , refinado y lúcido cambio de roles. Ese nativo que pasea la cultivada y rectilínea profundidad verde de los jardines palaciegos evoca el asombro primero del inicio, pero transportado a la urbe moderna. Malick ha filmado un poema sobre la dignidad desnuda de los que fueron descubiertos. Les ha dado su cámara para que nos acerquemos a sus rostros y veamos cómo advirtieron ellos a quienes los iban a descubrir. De cómo presintieron que lo que otros bautizarían como "Nuevo Mundo", era ya, desde esa primer cara a cara, un mundo viejo que se iba a extinguir. "UN NUEVO MUNDO" concluye desvelándose como una alegoría oradora y visual de la historia de la Humanidad.

(****) Recomendada a todos los que sepan soportar los estragos de su propia sensibilidad.

Celso Hoyo Arce

Por si a alguien le interesan las imagenes de la película les dejo el link de descarga:

http://www.megaupload.com/?d=CAEP73B8


Este tema tiene 58 respuestas
Usted debe ser un miembro registrado y conectado para ver las respuestas de este tema.
Reto Cinéfilo 2019

Demasiado yanki... y se supone que es de un director español -shock 1. Una película que te haga sentir nostálgico/a - Coco 2. Una película con algún flashback - If Beale Street Could Talk 3. Una peli sobre una familia - Señor, dame paciencia 4. Un film que transcurra en la estación meteorológica en la que estés e[…]

The Living and the Dead (2016)

Que genial me parece todo esto, sobre todo por la parte de las granjas, pues me encanta la naturaleza, llevo años celebrándole el cumpleaños la granja de zenon

Concesionario y algo más

Me encanta ir al concesionario oficial Skoda en Valencia ya que además de llevar varios años en el mercado y ofrecer muy buen servicio por lo menos en mi caso, te asesoran sobre tu coche, ya que están pendientes de la cita para el chequeo del kilometraje, te hacen el chequeo rápidamente y te prestan un vehículo para que puedas trasladarte del lugar. Siempre he pensado que en[…]

Concesionario y algo más

Me encanta ir al concesionario oficial Skoda en Valencia ya que además de llevar varios años en el mercado y ofrecer muy buen servicio por lo menos en mi caso, te asesoran sobre tu coche, ya que están pendientes de la cita para el chequeo del kilometraje, te hacen el chequeo rápidamente y te prestan un vehículo para que puedas trasladarte del lugar. Siempre he pensado que en[…]